Te saludamos,
Corazón admirable de Jesús,
te alabamos,
te bendecimos,
te glorificamos.
te damos gracias,
te ofrecemos nuestro corazón,
te lo entregamos y consagramos.
Recíbelo y poséelo entero;
purifícalo,
ilumínalo y santifícalo,
a fin de que vivas
y reines en él perpetuamente.

Amén.

1